" Un periodismo en la búsqueda eterna de la Verdad, bajo la norma y guía de nuestra Conciencia "
Directora General: Lic. Paula Varona López

“CONFÍA EN EL TIEMPO....

Que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”. Esta sentencia la encontramos en esa maravillosa obra de la literatura española llamada llanamente “El Quijote” y me sirve como punto de partida para desarrollar el tema de hoy: el tiempo y la desesperanza. Ese estado de ánimo en el que la esperanza se desvanece ¡Qué fácil presa somos de ella! Ante la más mínima situación adversa ella nos atrapa, nos envuelve con su grueso manto y nos impide ver la luz que nos indica que si hay un camino, que si hay una salida. Que no hay tormenta permanente. Que a cada noche oscura le sigue un nuevo día lleno de luz y con el debe renacer la esperanza. La expectativa de que aquello que deseamos, dentro de lo dable, será posible.
Por HERNANDO SEQUERA

Que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”. Esta sentencia la encontramos en  esa maravillosa obra de la literatura española llamada llanamente “El Quijote” y me sirve como punto de partida para desarrollar el tema de hoy: el tiempo y la desesperanza. Ese estado de ánimo en el que la esperanza se desvanece ¡Qué fácil presa somos de ella! Ante la más mínima situación adversa ella nos atrapa, nos envuelve con su grueso manto y nos impide ver la luz que nos indica que si hay un camino, que si hay una salida. Que no hay tormenta permanente. Que a cada noche oscura le sigue un nuevo día lleno de luz y con el debe renacer la esperanza. La expectativa de que aquello que deseamos, dentro de  lo dable, será posible.

 

Queremos respuestas inmediatas a todas nuestras dificultades, sean estas del orden que sea: económicas, laborales y familiares, entre otras. Y no todo el tiempo estas respuestas pueden ser inmediatas. Por muy rápido que queramos tener a un hijo entre los brazos no podemos forzar su nacimiento antes de tiempo sin generar con ello nefastas consecuencias. Si queremos disfrutar de un buen vino, se debe dejar madurar el tiempo suficiente, de resto solo será un jugo de uvas, si no se avinagra en el trayecto. Tenemos eso si que crear las condiciones, trabajar proactivamente para lograr ese objetivo y darle el tiempo suficiente (y hasta un poco más), para obtener lo deseado.

 

De igual forma en las relaciones humanas el tiempo juega un papel fundamental en la superación de las distintas vicisitudes. Esas que generan en nosotros angustia y desesperación pues no nos creemos capaces de superarlas. La muerte de un ser querido, el abandono de una pareja, la separación de los hijos, la ingratitud de un amigo, los intentos por opacar tu brillo para evitar tu éxito y muchas más que podrás examinar cuidadosamente en tu vida. Si  has vivido alguna, examina hoy tu presente, el cristal con que ves la situación hoy, de seguro resulta muy distinto al del momento inicial de esa realidad.

 

Si eres joven, o un adulto que aún no ha logrado despojarse del manto de la desesperanza, creerás que no hay manera de superar esas amargas dificultades, estarás derribado hasta que renazca en ti la esperanza, hasta que seas capaz de entender que eres un ser único e irrepetible que tiene la obligación de vivir, de tomar el control de  sus acciones y provocar en ella los cambios que te conduzcan a un  mejor existir. Tienes la obligación de ver al tiempo como tu mejor aliado, dándole la oportunidad de ayudarte, pues como dijo Charles Chaplin El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”.

 

buenvivir13@gmail.com